Robin Thicke no pega una

Robin-Thicke

Definitivamente, 2015 pasará a la historia como el peor año en la vida de Robin Thicke.

Después del fallo que lo obiga a pagar siete millones de dólares a la familia de Marvin Gaye por “Blurred lines”, el músico sufrió en carne propia las declaraciones de Paula Patton, su ex esposa.

“Ha sido un largo año y de muchos retos, pero he crecido bastante y simplemente estoy adecuándome al cambio”, advirtió la actriz en declaraciones a The Meredith Vieira Show.

“Pasé de vivir con mis padres a mudarme con Robin. Y ahora me estoy convirtiendo en adulta. Soy como una verdadera mujer ahora”, expresó.

¿Alguna buena, Robin?.