Tomorrowland – Día 2

tapa_02

Y a veces, sólo a veces, las segundas partes son espectaculares. Terminator, Rocky, Star Wars… Tomorrowland. Una verdadera maquinaria de fiesta logró que todos nos olvidáramos de la otra maquinaria, la del boxeo, que ponía a Floyd Mayweather y Manny Pacquiao a sacudirse tortazos.

Por un segundo fantaseé con qué pasaría si durante el set de Dimitri Vegas & Like Mike la pantalla viajara a las otras Vegas y transmitiera la pelea en vivo… no por nada golpe en inglés se dice beat.

Pero fuera del terreno de la imaginación, lo que sí sucedió fue que durante otras doce horas de locura, más de siete mil personas trabajando, ciento ochenta mil bailando y siete escenarios al palo, Tomorrowland marcó la agenda de la música electrónica en Sudamérica.

Estuvieron los productores independientes de la mano de Solomon y su escenario Diynamic; estuvieron las vertientes más hard en Dim Mak Fight Club con Darth & Vader coronando la jornada; estuvieron los DJs emergentes apadrinados por popes como Hardwell, que cobijó en su carpa Revealed a artistas como Dannic o Sick Individuals; estuvieron los consagrados como Sasha y Hernán Cattaneo, que le pusieron color a Warung, sello del jeque de la noche paulista Renato Ratier; y estuvieron por supuesto los monstruos internacionales y megapopulares sacudiendo el Main Stage. Bajo la imponente escenografía del Libro de la Sabiduría, YvesV, DVBBS, las gemelas Nervo y Armin van Buuren -entre otros- marcaron el pulso de miles y miles de almas dispuestas a todo, menos a dormir.

El eclecticismo se ve reflejado también en la tolerancia de la gente, que hace largas colas para entrar a los espacios de confort (un VIP, una pileta, un bar temático dentro del predio) sin impacientarse ni quejarse. Incluso en las áreas de sanitarios, donde conviven baños químicos unisex con mingitorios para hombres sin que nadie se escandalice porque alguien esté haciendo lo suyo al aire libre. Hasta los empleados de los stands gastronómicos parecen disfrutar el evento: lo más normal es verlos bailando mientras sirven hamburguesas, papas fritas, sushi, pastas, comida naturista y hasta choripán.

Tomorrowland sigue un día más. El domingo van a subirse a las tablas David Guetta, Art Department, Steve Angello, Nicky Romero y los valores argentinos HIIO. Lamentablemente este cronista ya no estará acá para hacer el torpe esfuerzo de transmitir una experiencia que es intransferible en sí misma. Lamentablemente o no, porque de esta manera, dejando un señalador en el medio del libro, uno puede quedarse con la sensación esperanzadora de que la fiesta no va a terminar nunca y de que San Pablo va a estar siempre revolucionado por los ecos inconfundibles de la música. Y así San Pablo será siempre la Tierra del Mañana.

Por Nicolas Salvarrey

Fotos Tomorrowland