Heroína, secretos y rock: conocé cómo fueron los años más turbulentos de los Strokes

12.nocrop.w1024.h2147483647 copia

La escritora y periodista americana Lizzy Goodman, conocida por sus artículos y publicaciones dedicados al mundo del rock, acaba de presentar Meet Me in the Bathroom: Rebirth and rock and Roll in New York City, un libro donde cuenta historias de la escena del rock neoyorquina en la primera década del siglo 21.

Dentro de este libro se encuentran historias de algunos de los mayores protagonistas de la escena rockera neoyorquina del momento como  The Strokes, LCD Soundsystem, Yeah Yeah yeahs, Interpol, Vampire Weekend y otros. Y entre tanto detalle oculto sobre el detrás de escena de estas estrellas, Lizzy dio a conocer algunos secretos que muchos hubieran preferido que continuaran perdidos en algún cajón.

board2.nocrop.w1024.h2147483647

Un adelanto que Goodman compartió con la revista NY Magazine, la periodista contó detalles sobre el salto a la fama de los Strokes y sus adicciones. Según cuenta Lizzy, Ryan Adams fue el gran culpable de que Albert Hammond Jr. se hiciera adicto a la heroína.

Según palabras de Hammon en el libro, Admas habría tenido un relación turbulenta con él y fue quien lo terminó de acercar a las drogsas: “Recuerdo a Julian Casablancas amenazando Ryan con golpearlo si salía conmigo, de una manera protectora hacia mí. El había escuchado que Ryan venía y me daba heroína, entonces le advertía ‘si caés a mi departamento con droga de vuelta te voy a patear el culo’… Yo realmente nunca tomaba, hasta que Ryan aparecía. Él fue definitivamente una mala influencia”.

8-2.nocrop.w1024.h2147483647

Pero Ryan Adams también tuvo protagonismo dentro del libro, y aseguró que él nunca consumió frente a a alguno de los músicos de los Strokes“Lo quería tanto Albert Hammond que jamás le hubiera dado una bolsa de drogas. Recuerdo haber estado realmente preocupado por él… yo no tomaba drogas en público y no recuerdo haberlo hecho con Albert jamás” aseguró el guitarrista.

El libro de Lizzy Goodman que cuenta algunos secretos de la escena neoyorquina a partir de los 2000 se puede conseguir en librerías de los Estados Unidos y, seguramente, pueda encontrarse en internet de alguna otra manera.