¿Qué es la tripofobia? El miedo que padece la protagonista de American Horror Story: Cult

american-horror-story-cult-trailer

En la noche de ayer, en nuestro país se estrenó American Horror Story: Cult, la séptima temporada de la serie de terror y antología. El personaje de Sarah Paulson, protagonista de este nuevo ciclo, padece tripofobia, un miedo bastante extraño pero que en los últimos años circuló mucho en Internet.

Los vídeos promocionales y los pósters de esta nueva temporada nos anticipaban algunos sucesos: pequeños agujeritos y figuras geométricas muy juntas en rostros u objetos, como por ejemplo panales de abejas. Si al ver alguna de estas imágenes sentiste cosquilleros en tu cuerpo, ansiedad o tuviste nauseas probablemente tengas tripofobia.

AHS: Cult (Imagen del tráiler)

AHS: Cult (Imagen del tráiler)

Este miedo fue comentado por muchas personas en las redes sociales, que confesaron sus experiencias: muchas de ellas afirmaban sentir asco al ver pequeños agujeros conectados unos con los otros. En la noche de ayer, muchos de los que padecen esta fobia no pudieron disfrutar el estreno de AHS:Cult: “La gente con tripofobia que ve AHS Cult NO tiene tripofobia. La gente que SÍ tenemos tripofobia nos jodemos y no podemos verla.” decía uno de los tweets que circuló ayer por la noche relacionado a este tema.

El científico David Austern charló con EW y explicó que “para muchas de las personas que lo sufren, tiene que ver con las características visuales de la imagen. Cuando la gente ve cosas así, desencadena una fuerte reacción emocional. Se dan cuenta de que [la reacción] no ocurre si se lo imaginan, el objeto tiene que estar presente de manera visual”.

img_lgomez_20160417-145703_imagenes_lv_otras_fuentes_esponja

David agregó que un 16% de la gente sufre algún nivel de tripofobia y afirmó que quiénes tienen una fobia es común que tengan más. Es justamente el caso de Ally, el personaje que interpreta Sarah Paulson, que además de tener un nivel extremo de tripofobia, tiene Coulrofobia, temor a los payasos.

Afortunadamente tiene tratamiento: la exposición gradual o la terapia cognitivo conductual podrían servir para ponerle fin a esta fobia.