Explosivo: Guns N’ Roses y The Who detonaron La Plata

_
Oct 2 2017
Domingo de frío y lluvia en Buenos Aires. Y qué mejor manera de ponerle calor al cuerpo y la mente que con un show histórico: Guns N' Roses y The Who tocaron juntos por primera vez en Argentina, y demostraron porque ya tienen ganado su lugar en el Olimpo del rock. Los estábamos esperando hace mucho tiempo, y aunque algunos habíamos perdido las esperanzas de poder verlos en vivo, los rezagos del Rock In Rio nos dieron la oportunidad de tenerlos en nuestro país. Sí, The Who pisó un escenario argentino y puso sobre la mesa sus más de 50 años de carrera. Parados sobre el borde del escenario y sin hacer uso de parafernalia, Roger Daltrey y Pete Townshend encendieron el Estadio Único a fuerza de clásicos inoxidables. Fue un gran repaso por su carrera que incluyó un poderoso inicio con Can’t Explain, The Seeker y Who Are You. 0021663610 Daltrey se paró al final de la pasarela y rugió con su voz durante más de un hora acompañado por sus inconfundibles revoloteos de micrófono. A su lado, Pete Townshend demostró porque es uno de los mejores guitarristas de la historia y con su Stratocaster característica electrificó todo el estadio. Riffs y solos inconfundibles como los de My Generation, Pinball Wizard, Baba O'Riley y el poderoso final con Won't Get Fooled Again. De esta manera The Who demostró, si es que hacía falta, que tiene los pergaminos para quedar en la historia del rock y por suerte Argentina pudo ser testigo de eso. Pasaron casi cuarenta minutos desde que The Who abandonó el escenario hasta que los Guns se subieron. En ese tiempo el cielo no dio tregua y los truenos se hicieron escuchar. Un fuerte temporal azotó el Estadio Único y le dio a la llegada de Axl, Slash y Duff un marco inolvidable. La característica canción de los Looney Tunes fue la que erizó la piel de las más de 50 mil personas que llegaron a La Plata para volver a ver el Not In This Lifetime… tour. It’s So Easy, Mr. Brownstone y Chinese Democracy fueron los temas elegidos para darle comienzo al explosivo show de los Guns N’ Roses en La Plata. A esta altura la lluvia se había transformado en tormenta y las gotas caían con fuerza en la cara de Axl y la guitarra de Slash. Pero poco importaba, los músicos sabían que nada los podía parar y demostraron que este regreso los tiene más unidos que nunca. El repaso de su carrera a través de la lista de casi treinta temas fue perfecto: casi al igual que el año pasado en River llevaron clásicos que fueron desde su debut con Appetite for Destruction hasta la patriada sola de Axl con Chinese Democracy. Welcome to the Jungle, Better, You Could Be Mine, Civil War y Yesterdays se mezclaron con inconfundibles solos de guitarra de Slash. Pero también hubo tiempo para la emoción. Sabemos desde hace tiempo que un set-list de los Guns no está completo si no tiene covers. Pero a los ya conocidos como Live and Let Die de los Wings o Knockin' on Heaven's Door de Bob Dylan se le sumó un momento muy especial: Axl parado frente a la multitud entonó Black Hole Sun de Soundgarden en memoria de su amigo Chris Cornell. La característica voz del cantante logró mimetizarse con la del ex Audioslave y por momentos sobrevoló por La Plata una energía sin igual. El cierre, después de casi dos horas de show, llegó con Don’t Cry y Paradise City, invitándonos una vez más al paraíso de los Guns y prometiendo un pronto regreso. ¿Será con nuevo disco bajo el brazo? No importa, si vuelven con toda la potencia y sus clásicos inoxidables, no hay noche que no valga la pena. Por Pablo Vio