Golpeá que me la banco, pibe

_
Ene 11 2018
 

Un maestro de Kung Fu demostró la tolerancia al dolor que posee luego de recibir patadas en sus partes íntimas.

Con una envidiable concentración, el hombre recibió cada embate sin mover un músculo de su cuerpo. Como si ese castigo no alcanzara tomó un ladrilló y, literalmente, martilló sus testículos.

Mirá el VIDEO.