Publicidad Cerrar X
«
»
El regreso del Space Cowboy a la Argentina

El regreso del Space Cowboy a la Argentina

Previo

Ultra Buenos Aires 2013

Siguiente

Hay un ganador del M&G con Afrojack

Música 16 Feb

Funk: la palabra más escuchada y la que supo describir a la perfección la noche del viernes en el Club Ferrocarril Oeste donde se presentó una vez más Jamiroquai, el incandescente grupo inglés que encabeza Jay Kay.

Con un clima ideal, un sitio repleto de fanáticos (remeras, tatuajes, globos, sombreros y banderas con el famoso logo de la banda) y luego de un excelente warm up de la mano del músico argentino Nico Cota seguido por la banda Tony 70, comenzó lo que sería una noche inolvidable para todos. En el inter-in entre ambas performances se escucharon diversas quejas sobre el silencio que reinaba en el lugar, fue un error no poner música ni videos para entretener a la gente antes de que comience el show.

A las 22hs puntual entraron los integrantes de la banda, tras ellos con un abrigo muy colorido al estilo indígena y un sombrero verde -atuendo poco exótico para lo que le es habitual- apareció el intrépido rompecorazones: JK. Sin palabras ni retrasos la fiesta (sí, más que un recital fue una fiesta) comenzó con el tema Twenty Zero One (A Funk Odyssey – 2001) que contó con un potente coro femenino y pegajosas percusiones para dar vida a un tono acid jazz con algunos elementos de rock.

Es necesario dedicar un espacio al impresionante despliegue instrumental que contó con super-percusiones, saxos, una flauta transversal, más de un teclado, batería, bajo “groovero” y guitarra; todos en excelente sintonía hicieron vibrar cada rincón y bailar a cada persona del lugar. Los músicos de alta calidad acompañaron indiscutible-mente al cantante durante sus irónicos pero sensuales bailes, saltos y actings sobre el escenario.

Los juegos de luces parecían formar parte de la banda, diferentes focos y colores brillaron en cada beat e iluminaron el sonido. Las visuales reflejaron la temática principal por la que rondan la mayoría de sus temas: el cosmos, el universo, planetas e impactantes pirámides.

Tal y como tenía que ser Jamiroquai se dedicó a divertir al público con sus hits, entre los que se encontraron: Alright, Little L, Space Cowboy, Cosmic Girl, Revolution 1993, entre otros. Lo interesante es que por más de que el sonido fue impecable y sonó tal como lo hace el disco de estudio, lograron cautivar a los espectadores con versiones extendidas y modificadas de los tracks originales; por ejemplo en Love Foolosophy empezaron en downtempo creando una canción cuasi melódica, prácticamente irreconocible, hasta que minutos después todo explotó en un funk ultra energético con matices dance.

El misticismo se apoderó del escenario cuando a oscuras inició el tema Deeper Underground,el clásico soundtrack del film Godzilla. Luego de forma silenciosa y repentina se fueron para hacer el cliché BIS (volver para una última canción), de esta forma cerraron el show con White Knuckle Ride (Rock Dust Light Star – 2010). La gente emocionada, repleta de sudor y sedientos de más pidieron “otra” pero no fueron escuchados, Jay Kay se despidió del público agradecido con un tradicional saludo en español y con la mítica frase: “son una de las mejores audiencias del mundo”.

Una vez más las casi dos horas de su show en Argentina estuvieron completas. Tal y como se diría en su lengua natal “He’s got the whole package”, con su intensa voz, carisma, excelente presencia escénica, bailes y talentosos músicos, JK creó un combo explosivo.

Texto: Estefi Kröl

Fotos: Cecilia Salas

[nggallery id=29]

En vivo
×