Publicidad Cerrar X
«
»
The Presets en Argentina

The Presets en Argentina

Previo

Daft Punk rompió el silencio

Siguiente

Nuevo disco de Steve Aoki

Música 23 Mar

 

Bajo el manto iracundo de luces parpadeantes, iluminados por la estrella tecnicolor que se formó en perfecto ángulo con los focos centrales, a las once y monedas el dúo australiano apareció en el escenario de Niceto Club el viernes por la noche para comenzar lo que sería un show muy intenso.

En el momento en que se abrió el telón el primer impacto (y desilusión) fue ver un paisaje muy austero: una larga mesa con dos computadoras Mac en los extremos y alguna que otra consola, marca evidente de que Julian y Kim viajaron convencidos de que harían un DJ set. El público -que en su mayoría eran “hipsters” cada cual girando en su propia órbita- quedó sorprendido ya que sin previo aviso esperaba una performance completa, tal y como es común para The Presets. Pero los fans todo lo perdonan, o casi todo, así que con una sonrisa recibieron al dúo y ovacionaron cada momento en que Julian tomaba el micrófono para cantar cual Karaoke.

El sonido fue impecable, hizo estallar cada rincón del lugar y vibrar el interior de cada individuo. Se escucharon asombrosos synths minimal, armoniosos teclados, un cauteloso bajo y explosivos redobles de baterías, entre otros instrumentos que nos hubiese encantado que sean en vivo. Eso sí, The Presets siguió siendo The Presets, la voz oscura de Julian encajó perfecto con los ritmos de dark-trance característicos de su disco Apocalypso (2008) del cual pudimos escuchar aquel primer single maquiavélico y electropop The People, sumado a algunos otros como: This Boy’s In Love, Are You The One? y Kicking and Screaming que fue el comienzo de una erupción volcánica de imponente techno.

Estos fuerons los highlights de la noche, claramente la banda no estaba interesada en poner mucho énfasis en su nuevo material (Pacífica – 2012), aunque al comienzo se pudo disfrutar de tracks como Promises y Ghosts, tema donde Kim se acercó a la punta del escenario y comenzó a elevar sus manos al compás de cada grito “HO” para motivar a la audiencia (mientras la música seguía sonando a la perfección como si él estuviese trabajando arduamente en las bandejas). Luego los monstruosos Push y Youth In Trouble se llevaron muchos aplausos. Irónicamente, el tema repetía “Don’t stop baby, baby, baby” una y otra vez, dejando a la gente sin otra opción que saltar enérgicamente antes los lunáticos beats.

Tras casi una hora y media de set el dúo se tomó un mini break para volver con el tradicional BIS. El show definitivamente fue una fiesta, el dúo demostró lo que hace y que lo hace bien.

Texto: Estefi Kröl

Fotos: José Luis Garcia

[nggallery id=34]

En vivo
×