Publicidad Cerrar X
«
»
Histórico y emotivo regreso

Histórico y emotivo regreso

Previo

Daft Punk nos deseó suerte

Siguiente

¿Daft Punk estrenará single el lunes?

Música 13 Abr

Luego de 26 años The Cure volvió a la Argentina y se presentó en el Estadio River

Ya se estaba bajando del escenario cuando repentinamente regresó, se paró ante el micrófono, permaneció unos segundos callado, y con sus ojos cómplices frente a la mirada expectante de su público -ese mismo que hace 26 años lo vio prometer que jamás regresaría- dijo: “See you again”. Los aplausos y la ovación colmaron el Estadio de River Plate y Robert Smith abandonó el escenario definitivamente luego de tocar más de tres horas. The Cure volvió a la Argentina, de eso no quedaron dudas.

Minutos antes de la nueve y media de la noche, Robert Smith, Simon Gallup, Jason Cooper, Reeves Gabrels y Roger O’Donnel aparecieron en el escenario y abrieron su presentación con Plainsong. En la oscuridad absoluta, iluminados por las imágenes proyectadas en la pantalla, The Cure se reencontró con el público argentino, una masa un poco más heterogénea que la última vez, que ahora incluye varias generaciones: aquellos que en 1987 estuvieron en el Estadio de Ferro y aquellos que en ese mismo año aún no habían nacido, pero que siguen a la legendaria banda británica con tanta admiración como los primeros. Y es que esta es una de esas pocas bandas que logra trascender edades con su música.

La pregunta inevitable es ¿cómo se hace para condensar en un show más de tres décadas de historia? La respuesta para los británicos fue: 40 temas que se dividieron en tres partes. La primera tuvo 27 canciones que equilibraron lo mejor de todo sus discos con Pictures of You, Lullaby, Lovesong, In Between Days y Friday I’m in Love –dos de las más festejadas-, Just Like Heaven, Charlotte Sometimes y Disintegration, entre otras. La segunda reunió tres obras del álbum Kiss Me Kiss Me Kiss Me, de 1987, y fue uno de los momentos más oscuros de la noche. Smith sacó a relucir en The Kiss, If Only Tonight We Could Sleep y Fight toda la dureza de sus ojos maquillados y el despojo de sus labios rojos y borroneados. El tercer y último tramo del recital incluyó varios hits como The Lovecats, Close to Me y Hot Hot Hot!!!; y un final impecable con Boys Don’t Cry, 10:15 Saturday Night y Killing an Arab. Un setlist totalmente renovado respecto a las presentaciones de Brasil y Paraguay ¿Un regalo para hacer sentir especial a la gente que colmó River anoche sin recurrir a las clásicas herramientas de demagogia? Sutil, pero efectivo.

Un recital con todas las letras. Un recital que no necesitó ningún otro ingrediente más allá de la calidad de su música. Sólo una pantalla gigante acompañaba las canciones y el clima con proyecciones que a veces eran ellos mismos tocando y por momentos dibujos aniñados con tintes lúgubres. Una buena combinación, que en ningún momento robó protagonismo a los músicos que sin necesitar muchas palabras brindaron un show excelente, que dejó al publico más que satisfecho y tranquilo, aferrado a la promesa de un regreso.

Texto: Silvana Canton
Fotos: José Luis García

[slideshow id=47]

 

En vivo
×