Publicidad Cerrar X
«
»
Passion Pit y Kaiser Chiefs: dos mundos, dos éxitos

Passion Pit y Kaiser Chiefs: dos mundos, dos éxitos

Previo

Rock intenso en el Pepsi Music 2013

Siguiente

De Las Vegas a Bs As: The Killers

Música 3 Abr

Luego de meses de expectativa y de un sueño que se alimentó día a día, el martes 2 de abril llegó la hora de vivir el “festival más grande” o mejor dicho el Pepsi Music 2013 – en el que el deseo y la pasión fueron más fuertes que la lluvia, el viento y el barro- con la transmisión exclusiva y especial de Basta de Todo encabezada por Matías Martin y Diego Ripoll.

Con un porvenir lleno de música comenzó la primera jornada del festival, algunas bandas nacionales ambientaron el lugar hasta que minutos antes de las 16:30 el escenario norte se colmó de vibra norteamericana y entraron en escena los jóvenes de Passion Pit para hacer su magia. Aún sin mucha gente, el grupo de Michael Angelakos (el evidente líder ya que permaneció siempre un paso más adelante que el resto y profundizando, es quien graba todo los temas solo en el estudio) dio inicio a su performance con el tema indie-pop Make Light (Manners – 2009), el que realmente no sonó bien los parlantes se sentían saturados y el volumen de las vocales estaban demasiado por encima del resto de los instrumentos. Pero en un vivo todo puede pasar, se lo perdonamos ya que para el segundo tema (Carried Away – Gossamer – 2012) todo empezó a arreglarse al punto que para el tercero (The Reeling – Manners – 2009) ya se encontraba sonando perfecto. Eso sí, el viento y la poca contención del sonido por falta de público hicieron lo suyo para perjudicarlos.

Como toda banda moderna Passion Pit hizo un gran revival de beats retro en conjunto con elementos futuristas que nacían de Ian Hultquist y su habilidad con el teclado. Sin dar muchas vueltas o palabrerío, rápidamente siguieron el setlist que unió y entremezcló sus dos discos. Empezaron muy arriba hasta que al llegar al famoso track Constant Conversations (Gossamer -2012) hicieron un claro break en downtempo que duró unos cuantos minutos con las canciones To Kingdom Come y Where I Came From. Llegó el momento del hit Take A Walk (Gossamer -2012) y todo volvió a brillar, los fans saltaban al igual que la pelotita protagonista del videoclip que dio vida al tema. Tras algunas palabras amistosas para con sus seguidores, pusieron un stop y terminaron el show con Little Secrets (Gossamer -2012). Con un concierto completo la banda Indie de electro-pop dejó bien claro de qué va la música hoy en día.

Los músicos de Massachusetts dejaron el escenario para abrir paso a otra banda moderna, pero esta vez una de genuino de rock londinense. Cerca de las 18:30 se reacomodó la escena y se pudo ver una furiosa batería con un rayo verde en el centro que rogaba ser destrozada. Kaiser Chiefs se hizo presente con una gran bandera azul y amarilla, junto a la locura Ricky Wilson y su actitud rockstar comenzó el ritual con el tema que le pide a la gente que nunca pierda el ritmo: Never Miss A Beat (Off with Their Geads -2008). Sin dudas la banda adentró a la audiencia en una cápsula atemporal que superpuso su ideología moderna del Indie Rock con aquellos sonidos super energéticos traídos de sus mejores influencias británicas de los 70’s y 80’s, sin ir más lejos por momentos se encontraban claros reflejos de Joy division y The Smiths.

“Damas y caballeros lo siento porque trajimos la lluvia de Inglaterra. Gracias por invitarnos a su hermosa ciudad. Somos Kaiser Chiefs”, hizo el esfuerzo de decir en español el cantante, con saltos y gritos el show siguió adelante. Wilson sacó una pandereta plateada para aportarle ese agregado indie a su estilo pero no quiso perder el alma lunática de “no me importa nada” y rompió el pie del micrófono para repartirlo entre sus fans.

Para este entonces, el lugar empezó a llenarse de gente que se acercó para ovacionar a los ingleses. Acá no faltó la interacción  del público, el juego Simon Says con las manos y los tradicionales cantos alentadores del público. El setlist estuvo bien pensado, se encontraron temas de sus cuatro discos y obvio que hicieron vibrar el piso con su hit Ruby (Yours Truly, Angry Mob – 2007). Entre los temas más destacados se encontraron: NA NA NA NA NA (Employment -2005), Little shocks (The Future Is Medieval – 2011), Living Underground (The Future Is Medieval – 2011) y Oh My God (Employment -2005) con el que cerraron el vigorizante show a puro rock. Una vez terminado, Kaiser Cheifs habló con Metro en una entrevista inédita y perspicaz.

Por Estefi Kröl
Fotos: José Luis García

[nggallery id=37]

En vivo
×