Publicidad Cerrar X
«
»
Midnight Juggernauts, un destello en Buenos Aires

Midnight Juggernauts, un destello en Buenos Aires

Previo

Moby está de vuelta

Siguiente

Personal Fest 2013, Muse y Aerosmith confirmados

Música 29 Jun

Electro style a la carta. El trío australiano volvió al país para presentar su nuevo disco – Uncanny Valley– y repasar lo más exitoso de su carrera sobre el escenario de Niceto Club el viernes por la noche.

Minutos antes que el reloj marque las once de la noche, la música warm up se desvaneció lentamente para dar lugar a los primeros beats que llevarían a la audiencia hacia un viaje cósmico y sideral. El lugar se convirtió en un espacio místico desde el momento en que comenzó a sonar HCL (Uncanny Valley – 2013) cuando Andrew Szekeres, Vincent Vendetta y Daniel Stricker coparon las tablas para comenzar a brillar en medio de la oscuridad tonal y la austeridad escénica (no había visuales y las luces eran perfectamente tranquilas).

“Buenas noches Argentina, venimos desde Australia y aquí estamos para ustedes”, dijo el vocalista tras expulsar un aullido con el que arrancó Shadows (Dystopia – 2007). Midnight Juggernauts, tal y como Vendetta lo explicó en nuestra entrevista exclusiva, llegó de otro planeta y demostró que representa una fuerza nocturna que logra envolver a sus seguidores “cool” en una densa niebla musical. Gracias a la intensa batería retoma aquello más misterioso y profundo del rock psicodélico, junto con un lash Sci-Fi pop y claro, electrónica experimental debido a esa cantidad abrumadora de synths, sonidos espaciales y exóticos teclados. No obstante, el sonido fue raro, algo frío y difícil de descifrar sumado a que el micrófono central estaba un tanto bajo.

Llegó la hora del nuevo hit, Memories (Uncanny Valley), Vendetta presentó ese track conceptual que pretende entretener pero a su vez educar al oyente. Para seguir con la línea un touch más naïve y menos dark, tocaron Into The Galaxy (Dystopia – 2007) para explotar el mundo terrenal desde el teclado con una inminente melodía intergaláctica y vintage.

El público, con sus pelos de colores y vestimenta under-chic, fue una de las sorpresas de la noche ya que el clima incierto que generó por su dudosa paz previa al show cambió por completo una vez que estableció conexión con los artistas y la música circular. Fue allí cuando la gente sintió la vibración y donde cada beat se convirtió en un suspiro; tras saltos y gritos los fans alentaron al electro-trío con look rockero hasta las doce de la noche.

A pesar de formar parte de la familia del EDM, sin dudas son un grupo con mucho rock al estilo Tame Impala (con quienes se fueron de gira), o Pond (la banda paralela de Tame Impala) y créase o no, las vocales en determinados temas tienen el mismo matiz que va de los graves a los agudos que tiene Muse.

¿Los Highlights? sin dudas estuvieron a cargo de temas como Vital Signs y This New Technology del disco The Crystal Axis (2010), luego Ending of an Era (Dystopia – 2007) y Memorium (Uncanny Valley – 2013). A cuarenta minutos del inicio se fueron para hacer el BIS y tocar dos temas, entre ellos Road To Recovery el primero que escribieron en toda su carrera.

A las doce Midnight Juggernauts en forma veloz abandonó el escenario para esta vez no volver. La segunda visita de los australianos en Buenos Aires contó con una performance muy completa que mezcló oscuridad, alegría y pasión.

Fotos: Cecilia Salas

Por Estefi Kröl

[nggallery id=67]

En vivo
×