Publicidad Cerrar X
«
»
Así cambia nuestro cuerpo en el Espacio

Así cambia nuestro cuerpo en el Espacio

Previo

LAS ALMOHADAS MÁS RARAS II

Siguiente

Metro y Medio regaló el sillón de Esquizopeña

Entretenimiento 12 Feb

El cuerpo humano sufre un cambio de metabolismo en el Espacio.

Cuando los astronautas pasan cierto tiempo en el espacio, sufren algunos problemas en el metabolismo, ya que cambian los procesos por los cuales, día a día, hacemos la digestión, respiramos, renovamos nuestras células, olemos, degustamos, sentimos y pensamos.

Se podría decir que basicamente nuestro metabolismo se vuelve más lento en el Espacio, en un sentido práctico.

Lo primero que ocurre es una modificación en el metabolismo proteico. El cuerpo es incapaz de proveer a la velocidad suficiente de proteínas y el músculo va perdiendo consistencia, ligera pero importante. De aquí se derivan algunos de los problemas musculares y se debe esencialmente a la falta de gravedad, lo cual también afecta a otros compuestos como el sodio, esencial para el movimiento y otros procesos metabólicos. En el espacio la producción de proteínas se vuelve sensiblemente más lenta gracias a nuestro sistema regulador y debido a que es muy soluble en agua.

Sin embargo, en el espacio el sodio tiene tendencia a quedarse más tiempo en nuestro cuerpo. No se elimina tan fácilmente y parece más independiente de la aldosterona, hormona encargada de su regulación, que en la tierra. Esto, aunque no tiene por qué resultar peligroso, hace necesario revisar su cantidad en el cuerpo durante las estancias largas en el espacio, además de poder influir en varios procesos del metabolismo en el espacio.

Los huesos también son uno de los objetos principales de estudio. La calcificación producida por los osteocitos del hueso deja de producirse con tanta eficiencia debido a la falta de gravedad y al ligero aumento de cortisol sanguíneo. El calcio se acumula en otras zonas y es excretado más fácilmente, mientras que no se fija bien al hueso, provocando el potencial peligro de la osteoporosis. Aunque recientemente se descubrió que se puede paliar parte de este problema con la selección adecuada de los candidatos espaciales y añadiendo ejercicios específicos, la fijación del calcio sigue siendo uno de los grandes problemas del metabolismo en el espacio.

¿Y que pasa con la grasa y la energía? En esta ocasión el culpable es la falta de actividad, ya que el cuerpo no está sometido a la constante presión de la gravedad. Esto provoca que se genere más grasa y se gaste menos energía, además de una sensación de entorpecimiento y mayor.

El cuerpo humano no está adaptado a vivir en el espacio, pero puede acostumbrarse rápidamente.

Metro951
espacio
×