Publicidad Cerrar X
«
»
Blur deslumbró en Tecnópolis

Blur deslumbró en Tecnópolis

Previo

Desnudo educativo

Siguiente

Metro charló con Dave Rowntree, baterista de Blur

Música 12 Oct

Blur volvió a hacerlo: antes miles de personas dio un show nostálgico y muy rockero en el estadio cubierto de Tecnópolis. Hubo clásicos, nuevos hits y la energía que caracteriza a la banda británica, comandada por el carismático Damon Albarn.

Blur volvió a hacerlo: antes miles de personas dio un show nostálgico y muy rockero en el estadio cubierto de Tecnópolis. Hubo clásicos, nuevos hits y la energía que caracteriza a la banda británica, comandada por el carismático Damon Albarn.

 

Acompañados de un puñado de coristas, cuatro vientos y también teclados, Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree se lucieron en un espectáculo inolvidable.

Fieles a la puntualidad inglesa, los cuatro músicos de Colchester salieron al escenario a las nueve de la noche para abrir el show con Go Out, primer single del reciente The Magic Whip. Es este disco la excusa de la gira mundial, el que los trajo a Agentina por tercera vez, y a la vez el que los vio volver a hacer un álbum tras 12 años. Sabíamos que escucharíamos por primera vez las canciones del disco… pero también que se venía una noche de revival para todos aquellos que crecieron en los 90.

Ya el segundo tema de la noche, There’s No Other Way, nos llevó a recordar Leisure, el trabajo debut que Damon y compañía editaron en 1991. Alternando entre clásicos de casi dos décadas atrás y singles de The Magic Whip (Lonesome Street y Ghost Ship), hasta acá la euforia del público estaba medida… hasta que Damon se colgó por primera vez la guitarra electroacústica. El rasgueo de Coffee and TV sin dudas rompió con ese público medido.

Sonaron dos cortes de Think Tank (2003), el disco que vio por última vez a Blur en el estudio hasta 2010, que logró el matiz que todo show de rock n’ roll necesita. Uno de esos temas fue Caravan, que el sábado en Córdoba significó una primera vez para un miembro de la banda: Think Tank es el único LP en el que Coxon no formó parte. Caravan nunca había sido tocada en vivo con el guitarrista hasta entonces.

Beetlebum fue uno de los clásicos que hizo poner de pie a las plateas. Tras el final orquestal sonó I Thoght I Was a Spaceman. y luego tocaron Trimm Trabb para dar lugar a lo que fue la seguidilla eufórica de la noche: la melodía inicial de Tender hizo que se nos escape ese grito por el que mañana nuestra garganta nos hará pagar. Después de corear “come on, come on, come on” por unos cinco minutos, llegó el explosivo Parklife y unos pocos miembros del campo vip se subieron a bailar al escenario. Siguieron Ong Ong, el ya hit de The Magic Whip, y la clásica Song 2, que como era de esperarse fue el momento máximo del pogo. Los coristas se reincorporaron para dos canciones más. Al terminar This Is A Low, Albarn se fue a los camarines halagando al público, “Gracias, son una audiencia excepcional, probablemente la mejor del mundo.” El final se acercaba.

La banda reanudó el show con Stereotypes y después hizo bailar a todos con la infaltable Boys & Girls. Le siguió For Tomorrow, y The Universal fue la elegida para cerrar las casi dos horas de show ante un estadio repleto. Un par de compases bastaron para que Damon frene y quiera reanudarla; pero por supuesto que es de esos músicos que se toman estas cosas con humor. La banda se despidió ante una ovación.

Fue una noche muy rockera, a cargo de cuatro ingleses que manejan a la perfección su tarea musical.

La inconfundible voz de Albarn y su creatividad volcada en las canciones, el toque Coxon en las guitarras, las bases de James y su presencia en el escenario hicieron que fuera un concierto único, aún no siendo la única vez que Blur estuvo en Buenos Aires. Es que hablamos de una banda que llega a más de un oído nostálgico, que así como significó un cambio en la música de la época, sigue dispuesta a continuar trascendiendo. Lo hizo con The Magic Whip, cargado de la inconfundible esencia Albarn.

Y así Blur nos regaló una noche inolvidable:

[nggallery id=603]

 

 

Por Natalia Grego

Fotos: José Luis García

blir Blur blur argentina coffee and tv Damon Albarn Graham Coxon leisure Parklife Tecnópolis Tender The magic whip
×