Publicidad Bajar al sitio
«
»
Florence and the Machine enamoró al Lollapalooza

Florence and the Machine enamoró al Lollapalooza

Previo

Kaskade le puso el broche de oro al Lollapalooza Argentina 2016

Siguiente

Mumford & Sons le dio la bienvenida a la Argentina con una intensidad única

Música 20 Mar

Florence and the Machine hizo de su primer show en nuestro país un espectáculo inolvidable. La inconfundible voz de Florence Welch cautivó a miles de personas en el escenario principal, tocando sus mejores hits pero sobre todo enamorando con su onda y actitud. La banda, otro punto a destacar. Sin duda el del grupo inglés fue uno de los mejores espectáculos que brindó esta edición del festival. 

Unos minutos después del show de Mumford and Sons, el primer acorde sonó en el Main Stage 1 y ahí apareció aquella pelirroja de vestido largo y colorado, irradiando la energía que instantes más tarde cautivaría a miles de personas.

Y comenzó un espectáculo perfecto. A poco de empezar ya sonaba Ship To Wreck, el corte de su último álbum que ya encendía al público e hizo bailar a la multitud… pero esto recién empezaba.

×

Welch canta, se mueve por todo el escenario, baila y disfruta del show tanto como (o aún más que) nosotros. Los londinenses tocaron canciones de sus tres discos, pero sobre todo los pertenecientes a How Big, How Blue, How Beautiful, estrenado el año pasado.

No tan recurrente en los británicos, Florence interactúa con el público constantemente. “¿Podrían por favor guardar sus teléfonos sólo para esta canción?”, preguntó. “Esta canción significa mucho para mí”. Era 3rd Eye. Poco más tarde confesó que sentía una inmensa felicidad por traer la canción que le da el nombre al último disco para nosotros, una que quería llevar por todo el mundo.

Comenzaba la llovizna y el viento soplaba fuerte, pero nada podía quitar la atención de los miles de presentes de aquel escenario. Las visuales que brillaban detrás de la cantante fueron el complemento perfecto. El frío tampoco impidió que Welch salte del escenario; descalza y eufórica, bajó al pasillo y llegó hasta el mangrullo donde nos encontrábamos los de la radio, se trepó por las barras y cantó saludando desde arriba.

Si bien hace tiempo que hay videos en Youtube, crónicas de revistas extranjeras y hasta conocidos que nos pueden haber contado algo, creo que nadie podía imaginar a Florence and the Machine de esta manera. El espectáculo es algo más que un show. No se trata de pop, de rock, de ninguna otra etiqueta posible. Es el show de Florence que contagia su alegría.

Spectrum, otro de los momentos más eufóricos de la noche. Sin duda de todo el festival. Sobre el final tocaron What Kind Of Men.  Detalles no menores: un arpa y cuatro coristas que sostienen la nota mientras ella – sin un solo error – por momentos corta para correr.

Es que Florence and the Machine es, aún para un desconocido de su música, una banda que suena y lo hace bien. Y repetimos, el carisma de ella lo hace posible…

Invalid Displayed Gallery

Fotos. Cecilia Salas

Florence and the Machine Lollapalooza
×