Publicidad Cerrar X
«
»
Una campaña pide que vuelva Nirvana con Chad Kroeger

Una campaña pide que vuelva Nirvana con Chad Kroeger

Previo

Tom Morello lanzó dos adelantos de su nuevo disco

Siguiente

Así son (y suenan) los nuevos Vampire Weekend

Música 27 Jul

En un mundo lleno de cosas ridículas, esta no puede dejar de llamar la atención (la nuestra y de varios medios internacionales también): existe un grupo de gente que pide por una “reunión” de Nirvana con el cantante Chad Kroeger como frontman. ¿Pero quién? Nada menos que el líder de Nickelback, la banda más odiada y más meme-ada (ojo con esta palabra) del mundo.

¿Por qué se odia a Nickeback? Hay pocas certezas sobre por qué la banda canadiense que probablemente conozcan por su one-hit-wonder How You Remind Me es tan foco de chistes. Hace ya más de dos años un artículo de The Telegraph recordaba que la policía canadiense intentó “captar la atención” de la gente con un anuncio de prevención a la hora de conducir bajo efectos del alcohol. (ver abajo)

Se cree que a partir de ahí, miles de chistes comenzaron a hacerse con la banda.

 

Pero vamos a esta reciente petición. Es real que un grupo de Facebook está pidiendo que Dave Grohl y Krist Novoselic vuelvan a tocar como Nirvana, con Chad Kroeger como cantante.

“La campaña comienza aquí”, dice la página del evento, que enumera el 1 de enero de 2019, como la fecha en que se espera que el concierto ocurra. Deletrea incorrectamente el nombre de Kroeger también.

 

Acá una explicación del diario británico The Telegraph sobre por qué la gente hace chistes con Nickelblack:

En noviembre de 2016, con la agitada temporada festiva que se acercaba en la costa este de Canadá, la policía local se burló de una nueva técnica para disuadir a los conductores ebrios. El Servicio de Policía de Kensington emitió una declaración que prometía una “multa considerable” y una “acusación criminal” por cualquier persona que fuera conducida bajo la influencia del alcohol. Claro, tiene sentido. Pero continuaron: “También le proporcionaremos un obsequio extra por jugar a la copia de la oficina de Nickelback en el crucero camino a la cárcel”, concluyendo que “si es lo suficientemente tonto como para ponerse detrás del volante después de beber, entonces un poco Chad Kroeger y los niños son el regalo perfecto “. Tal frivolidad en torno a un problema serio fue errónea y rápidamente se disculpó por ello. Pero es una introducción instructiva a lo que podríamos llamar el “Fenómeno de Nickelback”, esa peculiar dicotomía de ser simultáneamente una de las bandas más despreciadas y populares del mundo. El Servicio de Policía de Kensington no ofreció ninguna explicación de por qué Nickelback, que lanzó su noveno álbum, Feed the Machine, este mes, sería una tortura particularmente cruel e inusual porque no se necesitaba ninguna. Se ha vuelto de rigor publicitar tu odio hacia el cuarteto de rock canadiense y su cantante de caniche Chad Kroeger. Al igual que Crocs o guardias de tráfico, la repulsión hacia Nickelback es una norma cultural aceptada.

Natalia Grego
Nickelback Nirvana
×