Mitos del embarazo probados por la ciencia

_
Nov 15 2018

Entre tantas supersticiones de las abuelas dando vueltas, algunos estudios de campo probaron que ciertos mitos en torno a la concepción ¡son finalmente ciertos!

Leyendas populares o no, hay base científica que prueba que por ejemplo...

"Si querés tener una nena NO COMAS BANANAS"

Por supuesto que la dieta de una mujer embarazada debe ser sana y equilibrada, pero aquel mito urbano de que las bananas hacen que te salga varón tiene una base real. En 2008 un estudio analizó la dieta de casi mil mujeres durante la etapa de concepción para relacionarla con el sexo de los niños. Y lo que encontró es curioso: un mayor aporte calórico, mayores niveles de potasio, calcio y sodio están relacionados con... los nenes. Casualmente las bananas tienen muchas calorías y potasio. El refrán no estaba tan equivocado.

"Si tenés acidez tu bebé será peludo"

¿Habían escuchado este? Otro increíble estudio sobre el bienestar de las embarazadas y el sexo del bebé mostró que la acidez de estómago durante el embarazo está relacionada con la cantidad de pelo en los bebés. Según la muestra, las madres que más sufrieron este malestar estomacal durante los 9 meses dieron a luz a niños con melenas más abundantes. La hipótesis de los médicos es - no que el pelo adentro de la panza da acidez - sino que son las mismas hormonas las que influirían en los esfínteres como el duodeno o el yeyuno, los cuales mantienen el ácido estomacal en el estómago.

"¿Es nena? Sufrirás menos el parto"

Otro estudio, muy interesante relaciona el tiempo del parto con el sexo de los niños. El resultado muestra claramente que los niños tardan más en "salir" de forma natural. A su vez, cuando es varón se suelen presentar más dificultades. Las nenas son aparentemente más "fáciles de traer al mundo". Como informa el relevamiento, la cuestión muy probablemente tenga que ver con el desarrollo hormonal y fisiológico del sexo del bebé. "En el momento del parto, los picos de hormonas se disparan para permitir el paso del bebé por un lugar tan angosto. Es una experiencia ciertamente complicada. Y más aún si no está todo en el nivel perfecto y en completo equilibrio."