Publicidad Bajar al sitio
«
»
Una analogía con lo sucedido en Atacama reaviva la posibilidad de antigua vida en Marte

Una analogía con lo sucedido en Atacama reaviva la posibilidad de antigua vida en Marte

Previo

Metro Live Sessions: Sol Feige en Expresión Metro

Siguiente

Foster The People, somos mucho más que pop

Notas 12 Nov

Durante los últimos tres años se han producido inusuales lluvias en el desierto de Atacama, el más seco y más antiguo de la Tierra, que dieron lugar a la formación de lagunas saladas no registradas previamente, que han durado varios meses. Antes de que este fenómeno ocurra, aseguran que podían pasar décadas sin que caiga ni una gota de agua en el desierto chileno.

Un grupo de científicos del Centro de Astrobiología CSIC analizó sistemáticamente la evolución de las lagunas para proporcionar un estudio de campo cuantitativo para registrar los impactos a gran escala de las lluvias en las comunidades microbianas locales. Así, descubrieron que solo un puñado de bacterias, notablemente una especie recientemente identificada de Halomonas, permanecen metabólicamente activas y aún son capaces de reproducirse en las lagunas. Este hallazgo influye en el contexto de la exploración astrobiológica de Marte, un planeta hipérido que experimentó inundaciones catastróficas en los tiempos antiguos. Es decir, el hallazgo de estos microbios dan una “pista” que se acerca a comprobar que hubo vida en el planeta rojo.

×

“Marte tuvo un primer periodo geológico, el Noéico (hace entre 4.500 y 3.500 millones de años), durante el que albergó mucha agua en su superficie”,explicó uno de los autores del estudio, Alberto González Fairén. Según los expertos, las huellas de ríos y lagos presentes en la erosión dan cuenta de ello. En ese período geológico que coincide con los inicios de la vida en la tierra, pudo haber vida en el planeta vecino. “Si alguna vez esta se originó, con alta probabilidad debió ser entonces.”

Sin embargo, con el tiempo el planeta perdió su atmósfera y su hidrosfera y Marte se convirtió en un entorno árido e inhóspito. Luego, en el llamado periodo Hespérico (hace entre 3.500 y 3.000 millones de años), grandes volúmenes de agua volvieron a excavar su superficie, en forma de canales. Y es ahí precisamente donde estos investigadores encuentran similitudes con el desierto chileno de Atacama: algunos microbios que pueden haberse adaptado a las últimas condiciones de aridez probablemente no lo han hecho frente a la llegada de abundante agua, desapareciendo y dejando el planeta tal y como lo conocemos hoy.

 Actualmente se utiliza al desierto de Atacama como una analogía de Marte en nuestro planeta. Muchos estudios se realizan con pruebas en la zona, como el ExoMars. Este trabajo de investigación realizado por científicos especialistas en el tema plantea que es muy probable que, así somo sucede en Atacama, pudo haber ciertos organismos vivos en el pasado.

Natalia Grego
×