Pussy Riot debutó nuevas canciones y dio una conferencia sobre música y activismo

_
Feb 13 2019

El colectivo de arte ruso y la banda de punk de mujeres Pussy Riot interpretaron una lista de nuevas canciones durante un show en el Broad Stage de Santa Mónica. 

Usando sus características máscaras pasamontañas, las mujeres dieron un espectáculo de una hora frente a una pantalla grande, donde imágenes de diversos espacios desolados (campos nevados, estacionamientos abandonados) y grabaciones de estilo quirúrgico de lo que parecía el interior de un cuerpo se superponían con frases cortas pero provocativas en el estilo de la artista visual Barbara Kruger.

Al show lo siguió una charla llamada "Artists Talk: Artists, Activism, Agency", que contó con la presencia de la cantante de la banda, Nadya Tolokonnikova, y los artistas visuales Shepard Fairey, Catherine Opie y Tavares Strachan. El grupo habló sobre la intersección de la política, el activismo, el arte y el lenguaje, refiriéndose frecuentemente, aunque a veces de forma indirecta, a los abismos actuales y la corrupción de la política nacional y profundizando en sus propios despertares políticos personales, y el papel que desempeñan las artes visuales y escénicas jugado en ellos.

En cuanto al show, Pussy Riot debutó nuevas canciones que, según una de las integrantes confesó, una parte aparentemente fue escrita en el avión a Los Ángeles.

Según describió The Hollywood Reporter (no se registraron videos) sonaba como "una mezcla ecléctica y de género de punk clásico, rap, hip-hop, rock duro, K-Pop e incluso un siniestro giro femenino en la canción de cuna, "El puente de Londres se está cayendo".

La música será lanzada al público "esta primavera", es decir, este otoño para nosotros. Recordemos que la banda viene por primera vez a Argentina este año, tocarán en Niceto Club el 14 de abril.

La revista hollywoodense detalló que en el show del lunes, medida que la música "se enfurecía", un quirón de desplazamiento en contra de una imagen de código de computadora, detallaba el mensaje central de vigilancia de la banda sobre la corrupción, la supresión de los medios y la creciente autocracia. "Hay una posibilidad real de que podamos ir a la cárcel por estas canciones", decía el mensaje.

Aunque Pussy Riot llegó a la fama por primera vez en 2011 por sus actuaciones de guerrilla y el activismo que criticaba al presidente ruso Vladimir Putin - lo que le costó que dos de sus integrantes, incluyendo Nadya, pasen más de un año presas - el grupo ha ganado admiradores en todo el mundo mientras sus mensajes abiertos abordan temas más amplios, como el feminismo, los derechos LGBTQ y la libertad de expresión.

La banda obviamente se involucra con la política más allá de su país y sobre todo, repudia las creencias de Donald Trump. Dos semanas antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, Pussy Riot parecía anticipar el resultado antes que muchos expertos nacionales. La banda lanzó su video distópico "Make America Great Again", que retrata a un presidente Trump ejerciendo el control a través de palizas, vergüenza y marca física.

Los trajes, tanto en el escenario como en las imágenes en pantalla, evocaron a torturadores y torturados, opresores y oprimidos: la "máscara de Jason" de la exitosa franquicia de horror Halloween; el Ku Klux Klan; la TSA; Caperucita Roja; El grito de Edvard Munch; El uniforme fetichizado de colegialas por todas partes; Escenas de Abu Ghraib; las sudaderas con capucha de Trayvon Martin y otros jóvenes negros asesinados antes de su tiempo.

Tolokonnikova, de 29 años, quien junto con dos de sus compañeras de banda de Pussy Riot fue encarcelada en Rusia por actuar sin permiso en 2012 en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, dijo en la conferencia por show en Los Angeles que llegó al punk a la edad de 20 años, cuando "ya era bastante mayor", lo que provocó la risa de la audiencia. "Fuimos conscientes del impulso revolucionario del punk", dijo.