“Toqué en los mejores shows de mi vida después del accidente”: Eric Howk, pilar de Portugal The Man ¡EN EXCLUSIVA!

_
Feb 26 2019

La Lollapafuria es un hecho, y en la etapa previa a la sexta edición del festival de música más convocante que tenemos en Buenos Aires, ya comenzamos a charlar con los artistas principales y anticiparnos a lo que viene.

Eric Howk es guitarrista y compositor de Portugal. The Man. Nos atiende el teléfono a poco más de un mes de su llegada a Argentina, que será su primera vez. El resto de sus compañeros ya vinieron, antes de que él se una: para quienes recuerdan a esa banda que tocó con apenas un puñado de gente frente al escenario allá por 2014, sí, sin dudas este año no será lo mismo. Basta con mirar el tamaño de las letras en el póster... o fijarse el número de reproducciones del super-hit Feel It Still.

Natalia: ¡Hola Eric! Te estamos llamando desde Buenos Aires. Estás hablando con la radio que anualmente cubre el Lollapalooza Argentina, donde van a estar tocando dentro de un mes. ¿Cómo estás?

Eric: ¡Yo estoy genial! muy ansioso por llegar y que sea una fiesta, ¡hace mucho que quiero ir! Será mi primera vez, sé que la banda toco allá en 2014, justo antes de que yo me una como músico permanente y empiece a ir de gira con ellos, así que, bueno, escuché historias, sé cómo es la audiencia de allá y he visto fotos, ¡estoy muy contento de ir esta vez!

Esa era la primera vez que teníamos un Lollapalooza acá. Recuerdo acercarme para verlos, eran algo así como las 3 de la tarde… sin demasiada gente, la verdad, aunque creo que así varios argentinos supieron de la banda por primera vez. Y ahora llegan en un momento muy diferente

Es muy loco, sabes, sí, fue creo que un año antes de que yo empezara a tocar, y en el momento en que empecé a tocar con Portugal. The Man me enteré de cosas en internet como por ejemplo que teníamos fans en Argentina, que había un club de fans de allá, muy apasionados. En el momento me sorprendió, de repente gente escribiendo desde Buenos Aires, siguiendo la banda y me empezaban a seguir a mí y yo ¡woooh! qué buena onda, no lo podía creer, ¡yo ni los había conocido!, sabes, ese momento fue una locura.

Y te uniste después de esa primera vez en Sudamérica, pero sobre todo cuando empezó a llegar lo mejor. A partir de ahí empezaron a girar por el mundo como una banda totalmente consagrada, ¿lo ves así?

El momento es increíble. He estado tocando en otras bandas por muchos años, toqué por todo mi país y teniendo diferentes niveles de éxito. Con los chicos de Portugal soy amigo desde hace mucho tiempo, desde que éramos niños con John en Alaska, es por eso que yo ya los seguía, estuve siguiendo su carrera por años, y se cuánto trabajo le ponen a esto, y el momento ahora, ir para allá, y el éxito post Feel It Still y Woodstock es algo muy loco. Y bueno, siempre es lindo tocar para todas las audiencias, no importa donde sea, si es en nuestra casa, en Asia, en Buenos Aires o donde sea, aun salgo, veo toda esa gente y digo ¡wooooow! (se ríe)

Bueno, entonces no nos conocés, pero ya nos querés desde hace un tiempo. ¿Nunca estuviste en ninguna otra parte de Sudamérica?

¡No, primera vez! Pareciera que ustedes siempre son buenos recibiendo a la gente, así que realmente estoy muy contento por ir allá... La única vez que fui a la parte sureña del planeta fue Australia… el año pasado. Hemos estado por Asia, incluso México… pero esta es la primera vez allá abajo, ¡sean gentiles conmigo!

A John lo conocés de chico, ¿cómo se dio que comiences a tocar en Portugal. The Man? ¿Fue “Hey amigo te toca, ahora sí necesitamos un guitarrista”?

(Se ríe y contesta) ¡Sí!… es decir, bueno, se dio finalmente el momento. Habíamos tratado de armar algo juntos allá por 2007… y finalmente no prosperó. Pero ¿sabes lo que pasaba?, yo al conocerlos bien y saber cómo les iba, ya sabía que a partir de 2004 estos chicos ya metían 300 shows al año, sabía que era una cosa full time, y eso significaba fama, chau departamento, chau novia, chau trabajo, chau casa y chau a mi perro… era algo sabido que unirse era unirse al circo. Y en un momento tuvo sentido en mi vida, y estuve listo para que mi vida sea eso y dedicarla a eso, estoy contento de haberlo hecho. No me arrepiento de no haberlo hecho antes. Pero feliz de que finalmente lo hice.

"Me gustaba Portugal. The Man antes de que agoten entradas", dice la remera de Eric. Y es verdad.

Contame de tus actividades previas. Tuviste unas cuantas bandas antes de PTM.

Sí, tuve muchas bandas antes, trabajé con productores y además tengo un par de negocios ahí por Seattle, donde tengo mi casa, soy co-dueño de un teatro para tocar llamado The Crocodile, tengo mis cosas… en muchas cosas. Y estuve en otras bandas, sí, tuve contratos con Columbia Records, hice muchas cosas por todo el país, pero de nuevo, antes era un momento en el cual no estaba para saltar y tener la vida con los chicos de Portugal. Y bueno, cuando llego el momento tuve que decir adiós a mucha gente con la que solía tocar. Pero por suerte a mi alrededor entendieron la situación y me dieron mucho apoyo.

Hablemos de Feel It Still. Grabaste el hit más grande que tuvieron al momento. En ese entonces, cuando la compusieron, o luego de que terminaron la grabación en estudio… ¿se imaginaban que podía llegar a alcanzar tanto éxito?

Sabes… ¡no! (se ríe) ¡¡la respuesta corta es no!! Pero, sabes que hubo un sentimiento, una energía, con los chicos... Pienso que en diferentes puntos de otros álbumes, John y los chicos han hecho cosas y pensado que los anteriores discos podían llegar a ser un éxito absoluto, y creo que no fue hasta que Feel It Still salió y la gente empezó a hablar de esta canción que honestamente nos dimos cuenta de lo que era. Pasaron dos cosas, primero Lars, el baterista de Metallica, la puso en su podcast y la llamo “la canción del verano”; un par de días después acá en Estados Unidos, ¿viste el programa The Today Show? ese programa televisivo de la mañana, de esos que miran los padres y madres, la gente grande… ¡ellos también dijeron que era su canción del verano! Y entre Metallica y este tipo de programa… ¡esa es una brecha bastante grande! Pasaron cosas así y de repente dijimos ¡OK!, esta canción tiene algo diferente.

Tener un super-hit debe ser algo muy lindo y algo quizás no tan gratificante a la vez. Es decir, ¡es genial! ¡y fue creado por ustedes! Pero, ¿les pasa de que se lo pidan demasiado y quizás hay gente que no valora tanto el resto de sus canciones?

Honestamente sí, pasa, Sabemos que hay gente que es así, sabes, cuando estamos tocando en lugares grandes, vemos a la gente en el público, en especial por la forma en la que hacemos las luces, siempre podemos verlos y ver las reacciones de la gente en tiempo real… y de repente cuanto tocamos por Estados Unidos y en sobre todo en ciudades del centro del país, de repente ves muchos padres y niños, otro tipo de audiencia que quizás no era la misma antes de Feel It Still. Bueno, en un momento la tocábamos dos veces, primero al principio, algo así como la canción 2 o 3, y después de tocarla quizás veíamos a algunos padres e hijos se iban del show. Porque es todo lo que querían. Y lo entendemos totalmente… aún tocamos muchos covers, muchas cosa pesadas, algo del viejo material y cosas de todo el catálogo porque bueno, está ahí para que lo toquemos, y hay gente ahí que sí quiere escucharlo. ¡Y así era ya! Ya no tocamos Feel It Still dos veces. pero creo que la tocaremos en todos los shows por el resto de nuestras vidas. O bueno, ¡quizás no tengamos que hacerlo!

Un año atrás, Portugal. The Man ganaba su primer Grammy por 'Feel it Still'

 

Hace un tiempo comenzaste a usar silla de ruedas y eso al menos visto desde afuera no significó ningún tipo de impedimento con respecto a tu carrera como músico. ¿Tuviste en algún momento miedo de que esto genere algún tipo de traba?

Sí, bueno, 11 años atrás me encontraba en un hospital lleno y sí lo tuve. Tenía 24, 25 años y cuando llega el verano es la época en que cuando eres joven, saltas a lagos y cosas así, y entonces cuando me internaron fueron unos 30 o 40 chicos de más o menos mi edad que caímos al hospital al mismo tiempo. Y honestamente… bueno, tenía mis dos manos, no le pasó nada a mi cerebro… En verdad cuando me desperté de la cirugía, mi realidad apestaba. Pero cuando miré a mi alrededor vi a gente que se lastimó las manos, o tuvo un golpe fuerte en la cabeza, personas que tenían que volver a aprender cómo comer, respirar y cosas así… y de repente en uno de mis primeros días en el hospital alguien e trajo una guitarra. Yo empecé a tocar, ese mismo día. Para ese entonces ya había girado por muchos lugares para tocar, antes de que eso pase. Una vez que tengo una guitarra en mis manos yo escribo canciones, y así fue, sucedió rápido. He tocado los shows más grandes de mi vida enseguida después de ese momento. Desde ahí fue, bueno, ¿cómo hago para seguir? Y simplemente seguí.

Todo esto que contás, y sin dudas verte rockeando arriba de un escenario te pone en un lugar de referente, por tu historia, cómo tu carrera creció a partir del accidente, ¿Sentís que lo sos, para personas que tienen o no algún tipo de discapacidad? ¿Te sale esto de alentar a la gente a que no deje de pelearla, que no abandone sus sueños?

Es raro, estoy aún tratando de entender donde encajo en todo ese mundo, la realidad es que me quizás siento que es un poco falso si yo salgo y trato de “dar un mensaje”, básicamente lo que hago es aparezco y salgo a tocar… y bueno, naturalmente salen estas conversaciones, termino hablando con gente y muchos que también se han lastimado como yo vienen a los shows. Básicamente todos tienen algún padre, abuelo, tío, primo o conocen a alguien con alguna discapacidad… y bueno, ya sabes, el hecho de que yo voy a tocar, no me pierdo nada, demuestra que no hay trabas en lo que hago.  Entonces, creo que en vez de sentir una responsabilidad de transmitirlo, simplemente voy a trabajar todos los días, y la conversación sucede de esa forma, lo cual creo que la mejor forma de transmitirlo.

Eric, ¡muchas gracias! Nos alegra mucho que sean parte de este line-up, ¡ojalá la pases muy bien en tu primera vez acá! Los esperamos…

No puedo esperar, ¡va a estar buenísimo! Gracias a ti, nos vemos.

 

Por Natalia Grego.