Pussy Riot dio su primer show en Argentina: rock industrial y dulces canciones de protesta

_
Abr 15 2019

Ante una gran expectativa y total incógnita en cuanto a la propuesta, Pussy Riot, el grito feminista revolucionario que mezcla música con activismo, se presentó por primera vez en Buenos Aires ayer en Niceto.

Sí, "esas" que se metieron en la final del Mundial de Rusia 2018 cuando Francia y Croacia se disputaban la copa. Esas que desde hace unos años encabezan protestas en su país y desafían a líderes mundiales con sus canciones que hablan del abuso de poder por parte de las policía, la corrupción e injusticia social. 

El grupo liderado por Nadya Tolokonnikova - cantante que permaneció más de un año como presa política del gobierno de Vladimir Putin - interpretó 10 canciones entre las cuales sonó la reciente versión desafiante de "London Bridge is Falling Down" - una clásica canción para niños - y otros tracks como Organs, Punk Prayer, Bad Apples, Track About Good Cop.



El show que trajeron para esta gira consiste en la voz de Nadya y la musicalización a cargo de la mexicana Maria Báez en DJ set, sintetizadores y guitarra. A su vez, dos Pussy Riot cuyas caras no se muestran bailan delante de las visuales durante la hora y media de espectáculo.

Entre un público mayormente activista de nuestro país y los gritos anti-Trump, la noche de Niceto fue una fiesta de activismo y algo que podríamos llamar industrial-punk, musicalmente virando hacia el trance y el K-pop.