«
»
Hasbro y su falso feminismo: ¿qué hay detrás de “Sra. Monopoly”?

Hasbro y su falso feminismo: ¿qué hay detrás de “Sra. Monopoly”?

Previo

Grandes noticias sobre South Park: ¿hay más temporadas?

Siguiente

El emocionante reencuentro de Harry Potter y Sirius Black

Entretenimiento 12 Sep

En 1904, Lizzie Magie, una escritora feminista, activista y diseñadora de juegos – que en ese momento tenía 38 años – diseñó y patentó una novedad que recorría el mundo como un ícono del ocio y el entretenimiento: el Landlord’s Game, el precursor del conocido juego de mesa Monopoly.

Resulta que Lizzie no solo fue una pionera y la creadora absoluta de un juego que hoy es mundialmente conocido, sino que además se dedicaba a difundir mensajes feministas y se autoproclamaba “esclava”. “No somos máquinas”, le dijo una vez a un periodista, “Las mujeres tenemos cerebro, deseos, esperanzas y ambición”.

Lo ocurrido 115 años atrás sirve para contextualizar la reciente noticia de que Hasbro, actual firma que vende el Monopoly, anunció una nueva versión del mismo, llamada Sra. Monopoly. Es, claro, la versión que todos conocemos pero con una caricatura femenina en vez de masculina. 

En un cominicado de prenda – que no refiere a Magie en absoluto – se destaca como el nuevo personaje, la chica del Monopoly, “es una defensora cuya misión es invertir en mujeres emprendedoras”. La compañía afirma que es el “primer juego en el que las mujeres ganan más que los hombres”. En esta versión, las jugadoras comienzan con mil novecientos dólares y los jugadores hombres reciben solo mil quinientos. Las mujeres reciben doscientos cuarenta dólares por pasar “Go”, pero los hombres están atrapados con los mismos doscientos dólares que en el Monopoly estándar. 

La respuesta fue, bueno, imaginen. Una buena cantidad de referentes sociales y mucha gente en Twitter ya se lamentó por el lanzamiento y por este exceso de ser políticamente correctos que adoptó el gigante de los juguetes. Uno de los comentarios que más aparece es, sobre todo, que la empresa ignoró absolutamente el rol de una mujer en la creación del juego. Como destacó Mary Pilon de The New Yorker en un artículo, “en el peor de los casos, omitir a Magie de la historia de la Sra. Monopoly solo refuerza la creencia falsa, misógina y demasiado común de que Monopoly es – entonces y ahora – un juego puramente de hombres.”

 

 

Natalia Grego
Feminismo Monopoly