X

Mumford & Sons le dio la bienvenida a la Argentina con una intensidad única

_
Mar 20 2016
Sobre una banda con cuatro miembros multi-instrumentalistas, suena redundante decir que tiene facilidad para desenvolverse con gran potencia. Pero este 19 de marzo, Mumford and Sons ratificó esto y le demostró a la Argentina que los caracteriza una intensidad única y especial. El grupo británico de folk rock logró emocionar a una multitud ansiosa que los esperaba por primera vez, al ritmo del clásico argento "¡Olé, olé olé olé, Mumford, Mumford!", y levantó la energía del festival Lollapalooza a un nivel poco antes visto. Abrieron su espectáculo puntual, a las 20.30 horas, con el tema homónimo a su segundo álbum, “Babel”, y desde ese instante, el público no dejó de moverse: un rasguido y empezó la fiesta. Pero no explotó hasta que llegó el segundo tema “Little Lion Man” que revolucionó a todos, fieles y no fieles. Fue un diálogo de energía continua: la banda tocaba con asombrosa intensidad y el estadio respondía con saltos y aplausos masivos. A lo largo del recital se fue dando fue un baile de entradas y salidas de instrumentos, y de traspasos entre los miembros de la banda. Guitarras de todo tipo, un contrabajo, violines, trompetas, un teclado, un piano, baterías y su tan característico banjo pasaron de mano en mano, dando como resultado un sonido espectacular. El carisma de Marcus, Ben, Winston y Ted potenciaron la energía de la música. ORNE1276-2 ORNE1328-2 La banda – que lleva el nombre por el apellido de su miembro estrella, Marcus Mumford – combinó temas de sus primeros discos, “Sight no More” y “Babel” con los más nuevos que conforman el último álbum, lanzado en 2015: “Wilder Mind”. El público se mostró más fiel a las canciones de sus orígenes, donde se exhibe el estilo más folk y acústico de la banda. Los clásicos, “The Cave”, “Lover of the Light” y “Roll Away your Stone” no faltaron. Cuando llegó el momento de “Awake my sowl”, Marcus pidió - I want you to sing...¿Cómo se dice? ¡Cantar! - y la multitud respondió con entusiasmo. Lo mismo hicieron cuando empezó a sonar “Believe”, el tema con más repercusión de su último álbum, para el que Mumford pidió linternas. Al segundo, la noche estaba iluminada con decenas de celulares. Pero el mayor acercamiento con la gente se dio mientras tocaban “Ditmass”. El cantante, luego de recorrer el escenario maniobrando diferentes instrumentos, bajó las escaleras, caminó por pasillo central e hizo algo inesperado: se paró en las barandas del lado derecho y le cantó a la multitud a un milímetro de distancia. La reacción de sorpresa fue masiva. ORNE1245-2 Antes de que aparezcan los británicos, en el público se pedía un tema en especial – “I Will Wait” – y se hizo esperar hasta el final donde el estribillo se repitió una y otra vez “I will wait, I will wait for you”. Unas gotas de lluvia lograron aliviar el calor de una multitud que no dejaba de saltar, cantar y gritar, y la banda se despidió con un “Gracias, Argentina. Prometemos volver pronto y los esperamos ahí”. El show de una hora y media cerró con “The Wolf”, una bandera de argentina atada al pie del micrófono, y un inmenso grupo de personas con ganas de mucho más.   Por Belén Rodríguez Traverso Fotos: Ornella Capone