«
»
¡La resurrección de Guns N’ Roses!

¡La resurrección de Guns N’ Roses!

Previo

“Versace on the floor”, otro nuevo tema de Bruno Mars

Siguiente

Millie Bobby Brown protagoniza el nuevo clip de Sigma

Música 5 Nov

Todo hijo de padres separados sueña con volver a verlos juntos aunque sea por una última vez. Todo huérfano tiene el deseo de encontrar a sus padres en algún momento. Y todo fanático de Guns N’ Roses rezó alguna vez por volver a disfrutar de Axl, Slash y Duff juntos en un escenario…

Pero lo que parecía ser una fantasía de otra vida se transformó en una realidad de ensueño cuando los tres amigos se vieron a los ojos, hicieron las paces y decidieron volver a colgarse los guantes del rock para subir al ring y demostrar de alguna manera que 23 años después están más vigentes que nunca. Y gracias a dios, a la virgen y a los santos del rock Argentina pudo ser parte de este encuentro histórico que tuvo su segundo show ayer por la noche en River, el mismo escenario que los había visto por última vez rugir en los 90’s.

Fue una montaña rusa de emociones y recuerdos que subió y bajó por los momentos más destacados de los ya más de 30 años de vida de esta legendaria banda nacida en 1985 en Los Angeles: It’s So Easy y Mr. Brownstone del aclamado Appetite For Destruction le dieron inicio al poderoso primer show de los Guns en River.

Quizás para aquél nostálgico que los vio autodestruirse en el ‘93 este primer show en River de la banda reunida fue una especie de reivindicación. Unas disculpas eternas y sentidas con sabor a revancha. Porque si hay algo que dejaron claro mientras intercalaban clásicos como Estranged, Roquet Queen y You Could Be Mine con los temas más nuevos de la época “solista” de Axl como Better o Chinese Democracy; es que el paso del tiempo los hizo más compactos, armados y poderosos de lo que fueron en los rabiosos y desorganizados noventas. Ese sonido aplanador del que tanto escuchamos hablar de los Guns N’ Roses se vivió y se sintió de verdad -me animaría a decir…- por primera vez ayer por la noche en el Monumental. Porque aunque muchos guarden en su memoria esos dos primeros recitales del 92 y 93, y otros tantos las visitas posteriores de Mr. Rose y compañía en los dosmil, este regreso marcó sin dudas el verdadero rugir de la leyenda.

A94A0651

Si bien la formación sufrió algunos esperados cambios, la leyenda permanece intacta gracias a los alaridos de Axl, los solos interminables y poderosos de Slash, la rabia punk-rock de Duff y la magia de Dizzy para ponerle armonía a los momentos menos enérgicos. Esa comunión entre viejos amigos puede hacer que uno pase de las lagrimas y la emoción en November Rain a ver erizarse hasta el último pelo con el eterno grito de Welcome to the Jungle. O electrificar a miles de almas con pasajes de Nightrain así también como hipnotizar con la bipolaridad de Live and Let Die.

No es novedad que este show, como el resto de la gira Not In This Lifetime…, reivindique la figura de Slash dentro de la banda. Si bien algunos se animaban a pensar que el trío que Axl había reunido en su momento para continuar con los Guns podía sobrellevar sin problemas el peso de la Les Paul del guitarrista, en este primer River dejó bien en claro que su presencia era mucho más que necesaria. Al punto de por momentos hacerse cargo del escenario solo y mostrar que este es también su propio show. Con momentos electrificantes como, obviamente, su solo en November Rain o Estranged así también como sus pasajes “solistas” con Voodoo Child después de Civil War o su hipnotizante versión de El Padrino entre Coma y Sweet Child O’ Mine.


A94A9992Hubo tiempo para todo. Y cuando digo todo, creanme, TODO. Aunque el rumor venía corriendo hace algunas horas, era imposible confirmarlo hasta no verlo con nuestros propios ojos. Es por eso que la mirada pícara y cómplice de Axl antes de hacer Out Ta Get Me de Appetite For Destruction indicaba que estábamos a punto de vivir un momento histórico: “Tenemos un invitado muy especial. Con ustedes Mr. Steven Adler” gritó el cantante para darle lugar al histórico baterista que grabó los dos primeros discos de Guns y que dejó el grupo para nunca más volver. Pero la vida da revancha, y en este Not In This Lifetime… tour tuvimos la suerte de disfrutar en Argentina del encuentro de casi toda la formación original aunque sea solo por un tema -faltó solo el guitarrista Izzy Stradlin.

El final, entre pogo, ovaciones y emoción, llegó con el esperado trío de bises: Don’t Cry -canción que muchos creían que no iban a tocar y que cambiaron por Patience-, The Seeker de The Who y el esperado cierre con Paradise City.

Sin dudas esta vuelta de los Guns N’ Roses históricos a los escenarios es cosa de otra vida. Una que para muchos seguirá siendo parte de un sueño. Una que seguro algunos imaginaron noches enteras mientras cerraban sus ojos al ritmo de Knockin’ on Heaven’s Door. Una, que gracias a dios, vamos a recordar por muchísimos años más…

Por: Pablo Vio (@pablitovio)

axl rose Duff McKagan Guns N' Roses Slash