Publicidad Bajar al sitio
«
»
El sonido del cine: adiós a Ennio Morricone

El sonido del cine: adiós a Ennio Morricone

Previo

Robbie Williams busca a “alguien nuevo a quién resentir” tras reconciliarse con Liam Gallagher

Siguiente

Triángulo amoroso: el amante de la esposa de Will Smith dijo que el actor aprobó su relación

Entretenimiento 6 Jul

El icónico compositor de bandas sonoras de The Good, the Bad and the Ugly, Cinema Paradiso y los films de Tarantino falleció a los 91 años.

Ennio Morricone es sinónimo del sonido del oeste americano, al menos filtrado a través de los oídos de un músico italiano de larguísima trayectoria en el cine. Fue un gigante en el mundo de las partituras cinematográficas que escribió la música para más de 500 películas. Morricone murió hoy lunes en Roma a la edad de 91 años.

El ministerio cultural italiano confirmó su muerte en una declaración que lo llamó “un músico de habilidad refinada que con sus melodías ha sido capaz de emocionar y hacer soñar al mundo entero”. Cuando Morricone escribió una partitura para un western, usó trucos furtivos para hacer esos sonidos evocadores, como silbidos, llamadas de animales, crujidos, disparos y gemidos. ¿Y su sonido más famoso? “Utilicé un aullido de coyote: Aie-aie-aaah. Ese es el tema de la película”, dijo Morricone a la radio norteamericana NPR en 2014.

×

 

El creador del sonido de tanto cine nació en Roma en 1928. Ennio Morricone comenzó a escribir música a los seis años y nunca se detuvo. A mediados de la década de 1960, descubrió la escena de la música contemporánea en Italia y se unió a un colectivo llamado Gruppo di Improvvisazione Nuova Consonanza que fue influenciado por la experimentación vanguardista de John Cage. “Como broma llamé a estos amigos míos”, dijo Morricone en una entrevista. “Y comencé a decirles que hicieran un tipo de sonido como gemidos o sonidos muy extraños, y comencé a conducirlos. Y yo también hice sonidos”. Desde esa experiencia temprana, Morricone estaba en camino hacia una de las carreras más famosas de cine de todos los tiempos.

Comenzó con Il Federale en 1961 y continuó a través de sus colaboraciones con el director Sergio Leone en una famosa serie de westerns que incluía Por unos cuantos dolares más; El bueno, el malo y el feo; y Érase una vez en el oeste. Pero eso no fue todo lo que hizo…

Algunas de sus partituras más conocidas incluyeron el drama político La batalla de Argel; La versión de Brian de Palma de los gángsters de los años treinta, The Untouchables; La Misión, sobre un sacerdote jesuita en América del Sur; y Cinema Paradiso, sobre un niño que creció después de la Segunda Guerra Mundial y que ama las películas.

“Un verdadero compositor tiene que cuidar toda su música”, decía Morricone. “Y aquellos que realmente solo escriben la melodía y luego se la entregan a otra persona no lo son. Para mí, no son verdaderos compositores”.

Entre 1979 y 2001, Morricone fue nominado para seis Premios de la Academia, y recibió un Oscar honorario en 2007. Finalmente ganó el premio al mejor soundtrack original en 2016 por The Hateful Eight de Quentin Tarantino, pero nada de eso parecía ir a su cabeza. El decía que no se creía haber creado ese mundo icónico del Salvaje Oeste.

“Entiendo y sé que una película pertenece a un director”, dijo. “Entonces, lo que hago es seguirlo. Lo que creo que he hecho se especifica y aclara lo que los personajes estaban sintiendo”.

Natalia Grego
×