Fuerte demanda de Woody Allen hacia Amazon, que le rompió el contrato por las acusaciones de abuso sexual

_
Feb 8 2019

Woody Allen afirma que Amazon no tiene derecho a rescindir un acuerdo para la producción y distribución de sus películas.

En 2014, Amazon buscaba hacer un gran movimiento hacia el contenido original y llegó a un acuerdo con el cineasta para una serie titulada Crisis in Six Scenes. Luego vino una serie de acuerdos más para otras cuatro películas, entre ellas una que estaría lista para estrenarse este año. Estos fueron pactos que, según los nuevos documentos judiciales, garantizaban a la compañía de Allen, Gravier Productions, pagos mínimos garantizados por un total de entre $ 68 millones y $ 73 millones.

Sin embargo, y si bien rumores hubo desde hace años, la carrera de Woody Allen dio un giro luego de una columna de 2016 escrita por Ronan Farrow en The Hollywood Reporter, acompañada, claro, del ascenso del movimiento #MeToo.

Las denuncias de abuso sexual de una hija recibieron atención renovada. Y Amazon, bueno, tiene los pies fríos y decide romper el contrato con el cienasta.

Timothée Chalamet, Selena Gomez y Allen, en el rodaje de 'Un día de lluvia en Nueva York'

 

En una demanda por incumplimiento de contrato presentada el jueves en el tribunal federal de Nueva York, Allen dice que en junio de 2018, Amazon intentó rescindir sus acuerdos con él. "Amazon ha tratado de excusar su acción haciendo referencia a una acusación sin fundamento de 25 años atrás contra el Sr. Allen, pero esa afirmación ya era bien conocida por Amazon (y el público) antes de que Amazon celebrara cuatro acuerdos separados con el Sr. Allen, y En cualquier caso, no proporciona una base para que Amazon rescinda el contrato", indica la queja (que se leer acá, en inglés).

"Simplemente no había un terreno legítimo para que Amazon renunciara a sus promesas". Allen dice que, de conformidad con el acuerdo, él y los inversionistas han invertido 20 millones de dólares para financiar la producción de A Rainy Day in New York, protagonizada por Jude Law y Selena Gomez, pero que Amazon se niega a realizar pagos garantizados en la película.

El director sostiene que se le deben $9 millones en tales garantías más montos adicionales. Allen también alega que Amazon se comprometió a una liberación teatral por un período de al menos 90 días. "A pesar de las repetidas solicitudes de los Demandantes, los Demandados no han identificado ninguna disposición en ninguno de los Acuerdos de Allen Film que otorga a Amazon Content el derecho a rescindir el contrato, y, de hecho, no existe tal disposición", continúa la demanda que manejan los abogados de Quinn Emanuel.

Los otros protagonistas: Elle Fanning, Jude Law, Allen, también en el rodaje. El film estaba previsto para estrenarse este año.

La demanda se extiende a una acusación más profunda: "En resumen, después de que los Demandados utilizaron al Sr. Allen para promover y construir la reputación de Amazon Studios como un estudio cinematográfico de pleno derecho, lo descartaron, repudiaron los Acuerdos de Cine de Allen y se negaron a cumplir sus compromisos con él o con Gravier".

La demanda enfatiza que cuando Amazon firmó por primera vez a Allen, el entonces jefe del estudio de la compañía, Roy Price, dijo a todos que Amazon sería el "hogar" para Allen por el resto de su carrera.

Por supuesto, Amazon ha tenido un cambio de gestión en el tiempo intermedio. El mismo Price tuvo que renunciar a Amazon luego de las acusaciones de acoso sexual por parte de uno de los principales productores de la cadena.