Publicidad Cerrar X
«
»
Denuncian que en un shopping de Avellaneda hicieron recrear a niños “El juego del Calamar”

Denuncian que en un shopping de Avellaneda hicieron recrear a niños “El juego del Calamar”

Previo

Tristeza: El Capitán del Espacio tendrá que borrar al astronauta de su envoltorio

Siguiente

Venden 1.000 dibujos iguales de Warhol, pero solo 1 es el original

Actualidad 28 Oct

Desde la Asociación “Libres de Bullying” y la Defensoría del Pueblo bonaerense se emitió una declaración para concientizar sobre la necesidad de reforzar la prevención tras una recreación que se realizó en un paseo de compras de Avellaneda sobre la serie “El juego del Calamar”.

En el texto consideraron que debe realizarse un abordaje diferente sobre este tipo de productos culturales que, en el caso de la serie de Netflix, están calificados para mayores de 16 años.

El documento elaborado por la directora de la Asociación “Libres de Bullying”, María Zysman, y el defensor del Pueblo Adjunto bonaerense, Walter Martello, destacó que “cuando el juego (incluso los juegos “violentos” o agresivos) es planteado y organizado por los mismos niños podemos pensar en lo saludable del mismo, acompañarlo e incluso intervenir activamente. Pero cuando el juego es propuesto o impuesto por el afuera, y además es sumamente violento, es grave.

“En los últimos días hemos recibido pedidos de ayuda ante la ‘propuesta’ de un shopping de Avellaneda que consiste en recrear uno de los juegos de la serie. En el patio de comidas del establecimiento instalaron una muñeca gigante (idéntica a la del primer juego de la serie) alrededor de la cual chicos de 6, 7 años corren (semáforo rojo, semáforo verde o uno, dos o tres cigarrillos) y deben detenerse cuando la muñeca lo dice. El que no lo hace sufre el disparo de soldados (recrean a los de la serie) ubicados alrededor del círculo, agregaron en el texto.

¿Cuál es el límite entre las propuestas empresariales y los derechos de los niños, niñas y adolescentes? ¿Se le puede ofrecer “cualquier cosa” a los niños y niñas? ¿Todo es excusa para convocar a las familias a un patio de comidas?”, se preguntaron en la declaración.

Y concluyeron que saben “que los chicos expresan con el cuerpo, la conducta o el juego, aquello que los atraviesa y les preocupa. Generemos espacios de expresión y acompañamiento, ofrezcamos nuestra mirada, nuestros brazos, nuestra escucha para que nos cuenten sus miedos y dolores. Recibamos los sufrimientos infantiles. Recibámoslos, no los generemos buscando ganar dinero”.

Matilde Moyano
El juego del calamar
×